Nena Neurótica











{mayo 15, 2006}   Raconto final

Recuerdo fechas, recuerdo días, pero no recuerdo los años. ¿Empezó en 2002 o en 2003? ¿Llevo casi un lustro de angustias, desencuentros y desazón? No puedo hacer ninguna cuenta regresiva. Para mí, el ayer sigue estando aquí y ahora, con todo su peso.

Intenté cierres abruptos y paulatinos. Reaccioné de modo dramático y casi insensible. Fui y vine, fui y vine, fui y vine. Y nunca avancé. Al contrario, siempre me quedé en el mismo lugar, dando vueltas, girando en falso, con la cabeza gacha y el cuerpo cansado. Con el estómago en llamas, y los ojos muy secos, o demasiado húmedos. Con el corazón en la garganta, y la garganta a flor de labios. Con vacío, y tristeza, y bronca, y hastío en el corazón.

Por eso, la única manera de terminar con esta pena profunda, irreversible, irreparable es terminar con esta vida profunda, irreversible, irreparable. Por eso, antes de ejecutar el plan, la incontrolable necesidad de este raconto final.



et cetera
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.